Skip to main content
experiencia leñador

El día que fui leñador

¡Muy buenas! ¿Habéis pasado alguna vez un fin de semana haciendo de leñadores? ¿No? Supongo que no es una actividad de ocio muy habitual, claro… Pero yo me tuve que convertir en leñador durante dos días para no morir de frío. ¡Palabra! Aunque con artilugios como la astilladora de leña, se me hizo un poco más fácil la tarea.

Un leñador de verdad tiene que estar en forma. Y, en ese momento, os aseguro que no era mi caso. Pero, con mis amigos, conseguí alquilar una casa enorme en la montaña a muy buen precio. Sólo que cometí el error de ir en invierno y con mis amigos, que… las cosas, como son: prefieren meterse en casa y taparse con las mantas hasta arriba antes que moverse para conseguir leña para la chimenea.

Así que, mientras ellos estaban entre chocolates calientes y mantas, con el chaquetón y el gorro puesto, yo me fui a cortar leña nada más llegar. Y, lo dicho, gracias a que en la casa había una astilladora de leña, sólo tuve que usar el hacha para hacer caer las ramas de los árboles. Porque no me atreví a cortar un árbol entero, desde luego que no.

Pero tengo que deciros aquí que, si alguna vez os veis en esta situación, debéis tener mucho cuidado: un leñador no debería salir solo, porque su trabajo es peligroso. Los árboles son grandes, la maquinaria puede ser pesada y, al final, un leñador debe depender de sus compañeros para mantenerse a salvo.

También os digo, no obstante, que fue una experiencia muy gratificante. Después de tantos meses encerrado en una oficina y haciendo esfuerzos psíquicos y notando cómo el dolor de cervicales se me iba acumulando por hacer una vida sedentaria, un poco de esfuerzo físico al aire libre me hizo sentir muy bien, muy realizado.

Cuando volví a la casa con la madera, mis amigos me recibieran como si fuera un héroe. Y cuando tuve que volver a por más ramas al día siguiente, me encargué de que me acompañasen dos de mis amigos. ¡No pensaba volver a hacerlo solo!

¿Tenéis una experiencia similar? ¡Contádmela!

 

Leer Más

masaje deportivo

Beneficios de los masajes deportivos

Si realizas mucho deporte sin la supervisión de un profesional, tienes muchos números para terminar sufriendo alguna lesión de esas que te dejan para el arrastre y con el progen y el reposo como única esperanza de recuperación. Pero hace mucho tiempo, descubrí otra terapia que me ayudó a recuperarme más rápido y mejor de una lesión.

En este caso, te quiero hablar de los masajes deportivos. Es una aplicación muy específica de las técnicas de masaje, protocolos de hidroterapia y principios de entrenamiento de fuerza que se emplean para tratar la dolencia o la lesión de un deportista. Si no se trata adecuadamente, una lesión puede tener un impacto enorme en nosotros y dejarnos apartados de nuestra actividad deportiva durante mucho, mucho tiempo.

El masaje es una manera excelente de curarte, pero ten en cuenta que sola y únicamente cuando lo realiza un profesional. Y lo mejor de todo es que no sólo sirve cuando ya tenemos una lesión, sino que también se puede utilizar como prevención, para evitar lesiones graves.

Cuando un profesional nos da un masaje deportivo, los músculos del cuerpo reciben un cuidado que nos sirve para aumentar el rendimiento y para gozar de una recuperación más rápida.

Pero esto no es todo, ya que este tipo de masajes también tienen en nosotros un gran impacto, a nivel físico y fisiológico. Sus beneficios más notorios son los siguientes:

         Algunos de los efectos físicos en el masaje son aumentar la presión antes del impacto, lo cual es importante en los tejidos musculares dañados.

         Un masaje profundo hace que los poros en el tejido se abran, lo que permite que los fluidos y nutrientes fluyan adecuadamente. Esto también elimina toxinas y ofrece más oxígeno y nutrientes que ayudan a una pronta recuperación.

         El masaje ayuda a conseguir elasticidad en el tejido, que se quedan duros y rígidos tras el entrenamiento.

         Ayuda a reducir la ansiedad, por lo que el deportista se siente más tranquilo y feliz.

Los masajes deportivos son muy útiles, especialmente, después de eventos como maratones. Se pueden obtener mejores resultados cuando los masajes se realizan semanalmente. Pero no debes someterte a un masaje profundo el día antes de una carrera, ya que puede hacerte sentir cansado y letárgico.

También, recuerda que los masajes no deben hacerse sobre heridas abiertas. Nunca.

Leer Más

injusticia seguros para perros

La injusticia de los seguros para perros

Cuando era pequeño, mis padres tenían un rottweiler en casa. En aquella época, se puso de moda en los medios de comunicación hablar de lo peligrosa que era esta raza, siempre sacando noticias sobre adultos y niños que habían recibido horribles mordeduras por parte de ellos. En nuestro caso, Bobby era un perro muy obediente. No diría que fuera dócil, porque tenía un fuerte carácter, pero nunca mordió a nadie. Pero mis padres tenían que pagar por un seguro, porque contaba como un perro potencialmente peligroso (PPP). Y hay una ley que regula esto, lo sabrás si lees informes de la consultora laboral Barcelona, por ejemplo. 

Además, que sepas que no son sólo estos perros lo que se consideran PPP. Seguro que la lista completa te sorprende bastante.

La ley que lo regula

El 25 de diciembre del 1999, después de una serie de incidentes como los que os he contado, el Estado impuso una normativa por la que determinadas razas de perros tenían que contar con un seguro de responsabilidad civil de, al menos, 120.000 euros de cobertura. Casi nada. Así que, desde esa fecha, los dueños de los perros incluidos en la lista –como mis padres- tienen que contar con un seguro.

Por lo general, puede variar en función de la normativa de cada Ayuntamiento, pero, por lo general, las siguientes razas son las consideradas PPP:

v  Dogo argentino, fila brasileiro, tosa inu, akita inu, pit bull terrier, Staffordshire bull terrier, bull terrier, american Staffordshire terrier, rottweiler,.

Y están incluidos sus cruces con otras razas, además de todos los perros que coincidan, en general, con los siguientes rasgos:

v  Fuerte musculatura, aspecto poderoso, cuerpo atlético, robusto, agilidad, resistencia y vigor.

v  Marcado carácter y gran valor.

v  Pelo corto.

v  Perímetro torácico de entre 60 y 80 centímetros, altura de la cruz de entre 50 y 70 centímetros y un peso de más de 20 kg.

v  Cabeza voluminosa, cuboide, robusta, de cráneo ancho y grande, mejillas musculosas y abombadas. Mandíbula grande y fuerte, boca ancha, robusta y profunda.

v  Cuello ancho, corto y musculoso.

v  Pecho ancho, macizo, profundo, costillas arqueadas y lomo corto y musculado.

v  Extremidades anteriores paralelas, rectas y robustas, extremidades posteriores muy musculosas, con patas relativamente largas y que forman un ángulo moderado.

También entrarían en el listado los perros que tengan un carácter agresivo, aunque no entren en estas características.

Sinceramente, me parece algo bastante injusto como norma general, ya que no creo que haya que juzgar al perro por su raza ni por sus características físicas, sino por su actitud y carácter. He conocido Yorkshires más agresivos que muchos perros grandes… aunque también es cierto que puede hacerte mucho menos daño con esa boquita.

Pero bueno, al menos, el seguro que hay que pagar es bastante asequible, ya que puede ser, incluso, de unos 20 euros al año.

Leer Más

experiencia con blefaroplastia

Cuando me hice la blefaroplastia

¡Ey! ¿Cómo estáis? Un día más, me dispongo a escribir para vosotros una de mis experiencias. Siempre me decís que queréis saber más sobre mí porque mi vida tiene capítulos que os resultan curiosos. Y puede que lo que todavía no sepáis es que me hice una blefaroplastia.

A ver, las cosas, como son; todavía soy joven, y me cuido mucho la piel. Pero, supongo que por genética, desde muy jovencito he sufrido la caída de mis párpados. Así que, cuando me acercaba a los 30, decidí hacerme una operación conocida como blefaroplastia.

Si no sabes lo que es, deja que te lo explique: se trata de una cirugía de carácter estético, y ambulatoria, en la que te hacen pequeños micro-cortes para sacarte la piel sobrante y el exceso de músculo que hacen que los párpados se caigan. Generalmente, esto ocurre a partir de los 30-35 años, pero, como os digo, mi caso era uno en el que la genética me había jugado una mala pasada.

Al principio, me daba un poco de miedo, por el postoperatorio y por las marcas que me fueran a quedar después. Pero todo fue sobre ruedas. Para empezar, sólo tardaron una hora y media, aproximadamente, en hacérmelo todo. Y no me ingresaron, ni nada. Pocas horas después de tenerme allí, pude irme a casa. Me vinieron a recoger mis padres, por si me encontrase mal, pero sólo tenía una leve molestia.

Me pedí fiesta unos días en el trabajo, pero la verdad es que a la semana ya estaba bien para hacer vida normal. Incluso antes, tenía la zona un poco hinchada, pero podía hacer cualquier actividad sin problema. Aunque, como en casa, en ningún sitio. Imaginad que os acaben de operar por esa zona y recibir un golpe involuntario de alguien en el tren o el autobús, por ejemplo… Y ya sabéis que todos los golpes van siempre allí donde te duela…

En definitiva, si tenéis complejo con el tema de los párpados caídos, yo os recomendaría que os hicierais una blefaroplastia. Al menos, a mí me dejó muy contento, y de momento no he tenido que volver a preocuparme por esto de los párpados.

Leer Más

594c0dd978e8b.image

Apps para pintar y dibujar mandalas

¡Muy buenas! ¿Os ha dado alguna vez por poneros a crear mandalas? Si no es vuestro caso, seguro que, en alguna ocasión, habéis visto a gente pintar o dibujarlos. Incluso, seguro que habéis visto cómo, desde hace un par de años, los libros dedicados a pintar mandalas llenan las estanterías de manualidades en algunas librerías.

Y resulta que, quién nos lo iba a decir, nuestro teléfono móvil también nos puede ayudar a crearlos. Porque el Smartphone no es sólo un dispositivo en el que podemos poner un número virtual para Whatsapp, o con el que podemos reproducir música. También nos ofrece un sinfín de posibilidades como ésta.

Así que hoy os voy a enumerar algunas apps que he utilizado para ello. Porque la verdad es que me relaja mucho pintar y dibujar mandalas mientras estoy en una sala de espera, o sentado en la parada del autobús:

Colorfly

Esta app tiene 10 categorías distintas de dibujos para colorear: animales, flores, mensajes, cuadros famosos… Además, te da 3 paletas de colores gratuitas. Y cuando acabas de pintar, te da la posibilidad de compartir tu creación en redes sociales, así como de guardar la imagen en tu móvil.

Mandalas para pintar

Para mí, esta es la app que mejor te va a ir si quieres aprender a dibujar con tu teléfono o tu Tablet. Te ofrece una paleta de colores muy amplia, y permite guardar tus imágenes en tu tarjeta sd. También te deja rotar el lienzo según vas creando, para que te resulte todo mucho más fácil y cómodo.

Dibujos de mandalas

Sólo tiene 20 diseños, pero es buena para empezar en el arte del mandala. Además, tiene más de 140 colores distintos que puedes usar, y cuenta con borrador, con bote de pintura y con la opción de añadir imágenes de fondo.

Éstas son las 3 que más me han gustado. Sin embargo, como está bastante de moda, seguro que encuentras muchas más. Así que si pruebas alguna otra que valga la pena, siempre me lo puedes comentar por aquí y engordamos la lista…

¿Vas a instalarte alguna? ¡Cuéntamelo todo!

Leer Más

experiencia dieta vegetariana

Mi experiencia con una dieta vegetariana

¡Hola a todos! ¿Cómo estáis? ¿Con ganas de hablar un poco sobre nutrición? Hoy os quiero contar cómo fue cambiarme a una dieta vegetariana. Yo, que siempre había sido un fiel amante de la carne. Pero un día me conciencié de que tenía que perder unos 5 kilos y consulté con un nutricionista online.  Y se me ocurrió que era el momento de probar esta dieta.

Bueno, pues lo cierto es que, al principio, me costó un poco acostumbrarme. Para empezar, una dieta vegetariana es rica en vegetales, cereales integrales, legumbres, semillas y derivados. También se incluyen muchas algas. Y yo era mucho de comer carne. No sé si los primeros días me autosugestioné, pero me dolía la cabeza.

Por suerte, eso sólo duró unos días. Enseguida empecé a sentirme más ligero, más contento, y no he vuelto a tener problemas. El nutricionista me dijo que podía ser, también, porque antes comía mucha proteína y no la estaba reponiendo con la dieta vegetariana.

También tengo que decir que mi idea cuando contacté con el nutricionista era que me guiara, más o menos, pero que no me marcase un menú diario, así que no estaba comiendo con mucha variedad. Era un novato en todo esto de comer verdura más allá de algún tomate acompañando la hamburguesa o de un poco de espinacas en una lasaña congelada. Por este motivo, me recomendó empezar a consumir alimentos vegetarianos con proteína. Y aquí pongo una lista de cuáles son, porque puede que alguien más se encuentre en la misma situación:

  • Soja
  • Tofu
  • Quinoa
  • Seitán
  • Legumbres
  • Arroz
  • Amaranto
  • Alga espirulina
  • Semillas de chía
  • Maca
  • Guisantes
  • Frutos secos

Me sorprendí mucho al ver que no era necesario que comiera verduras que odio, como la coliflor o el brócoli, para ingerir un nivel adecuado de proteína.

Así que, como veis, no: no te faltan proteínas cuando te pasas a una dieta vegetariana… si tenéis la suficiente cabeza como para integrar en vuestra alimentación las proteínas suficientes.

¡Aunque, claro está, no descuidéis otros tan importantes como el hierro!

Sobre mí, os puedo decir que continúo con la dieta vegetariana, ya que al final quedé encantado… ¡así que sigo siendo vegetariano!

Leer Más

playa otoño

Motivos por los que ir a la playa en otoño

¡Hola a todos! ¿Cómo lleváis la pérdida del verano? Siempre parece todo más triste con la llegada del otoño. Pero no tiene por qué ser todo malo… Por ejemplo, a mí me encanta aprovechar esta temporada para buscar mi sitio entre bungalows en Costa Brava. Y aprovechar para ir a la playa. De hecho, ir a ver el mar en esta época  más fría me encanta, y te voy a decir por qué.

Todo es paz y tranquilidad

En verano, es muy complicado encontrar una playa en la que no encuentres una masificación de personas que te quite las ganas de quedarte a tomar el sol y disfrutar del buen tiempo. No puedes aparcar, ni encontrar sitio en la arena, el de tu lado empieza a fumar y te apesta la hora de la comida… Sin embargo, si vas en la época de otoño-invierno, toda la playa será para ti. Y no tienes por qué bañarte, claro; disfruta de la puesta de sol. En solitario o en buena compañía.

Disfruta de otro paisaje

Por bonita que te parezca una playa en verano, debes verla cuando llega el frío, porque se convierte en un paisaje completamente distinto. El agua cambia de color gracias a que refleja el color del cielo, crea menor contraste con la arena, y el mar parece más salvaje.

Más barato si viajas

Si tu destino es un lugar con playa, notarás la diferencia de precio gracias a que ya nos encontramos en temporada baja. Si disfrutas paseando por la playa sin la necesidad de darte un chapuzón, encontrarás hoteles a un precio notoriamente menor, y evitarás la masificación. El personal estará menos ocupado y podrá atenderte de manera más personal.

Mejores fotos

Seguro que te resulta bastante molesto hacer una foto en la playa y no poder evitar que aparezcan numerosas caras de desconocidos en tus recuerdos. En esta época, difícilmente ocurrirá esto; podrás buscar las mejores fotos de la playa en total quietud, sin cuerpos desnudos ajenos que la pueblen.

¿Qué te parece ahora ir a la playa en una época en la que no se encuentre masificada?

Leer Más

contenedores obra

¿Sabes qué son los contenedores de obra?

¡Hola! Hoy te quiero hablar de los contenedores de obra. Si te preguntas qué hago hablando de esto, bueno, mi padre fue obrero durante una buena parte de su vida y creo que es un tema del que se habla poco. Luego, esto sale en un tema de conversación, cuando un amigo se cambia de casa o está reformando una que acaba de comprar o alquilar, y nadie sabe de qué habla…

La cosa es que los contenedores de obra se usan, especialmente, en el sector de la construcción (qué sorpresa) para almacenar los escombros que se hayan producido (de nuevo, sorprendido, ¿verdad?). Pero, como decía arriba, si haces una reforma importante en tu casa, es muy probable que también necesites contratar a la una empresa los servicios de un contenedor de obra.

No tendrás que ir a buscarlo, claro, sino que la propia empresa se encargará de llevártelo a tu casa o en el lugar más cercano donde se pueda instalar. Siempre, claro está, que la normativa del Ayuntamiento lo permita. En cuanto a los precios, variará dependiendo de la empresa y de si sus tarifas son por hora, por día, por semana o por mes.

Un buldócer puede ser la opción adecuada para que recoja los escombros que resulten de la obra y los meta en el contenedor. Desde aquí, un camión contenedor será el encargado de transportar el contenedor lleno a un vertedero y dejar aquí el contenido.

Tamaños de los contenedores de obra

Hay muchos tipos y de diferente tamaño, así que no es algo de lo que tengas que preocuparte, incluso si estás haciendo obras en una casa del tamaño del Palacio de Buckingham (¡afortunado!). Ni si tu casa es del tamaño de una caja de cerillas.

Claro que hay tamaños estándar y, de hecho, el más usado suele cubrir la mayoría de necesidades de reformas de pisos y viviendas de personas de clase media o media-baja. Los más pequeños suelen ser de unos 12 metros cúbicos, pero los hay incluso más pequeños, de unos 5 metros cúbicos.

Si estás buscando uno más bien grandote, bueno, puedes encontrarlos de unos 40 ó 45 metros cúbicos. Y seguro que con eso tienes suficiente.

¡Pues nada!

Ya tienes algunos conocimientos sobre los contenedores de obra. Un tema maravilloso con el que romper el hielo, ¿verdad?

Leer Más

construction-site-build-construction-work-159306

¿Qué hace un asesor laboral?

Si tienes una empresa, es muy probable que hayas acudido alguna vez a una asesoría laboral en Barcelona o allí donde se aloje tu empresa. Y si todavía no lo has hecho, es muy probable que se deba a que todavía no sabes lo que puede hacer por ti.

En general, podemos decir que una asesoría hace que la vida del empresario sea más fácil. Es una persona especializada en un ámbito concreto que recoge las responsabilidades del empresario y se encarga de todo lo relacionado con ello, por lo que éste puede relegar parte de su responsabilidad y dedicarse a otras tareas que domine.

El asesor puede encargarse y aconsejar en tareas relacionadas con los departamentos de Recursos Humanos y Contabilidad, así como en el laboral y legal.

Sus principales tareas

Las funciones más importantes y útiles para la empresa que puede llevar a cabo el profesional de una asesoría laboral son las siguientes:

  • Llevar a cabo las tediosas tareas burocráticas.
  • Representar y/o defender legalmente a la empresa ante las autoridades judiciales, si se diera el caso.
  • Orientar a la empresa con respecto a las leyes actuales y su situación actual.
  • Planificar y rentabilizar las políticas de contratación.
  • Asesorar sobre la prevención de riesgos laborales y la seguridad laboral, teniendo en cuenta, siempre, las características de cada puesto de trabajo.
  • Gestionar los aspectos legales y asuntos que estén ligados a la regulación de las funciones que lleva a cabo el empleado.
  • Tramitar los seguros sociales y contratos. También, salarios, jubilaciones y situaciones de invalidez.
  • Preparar a personas que deban enfrentarse a inspecciones laborales.
  • Contribuir a una reducción de los gastos.

Un asesor laboral es, básicamente, un profesional cualificado para encargarse de esta faena y que, además, tiene el conocimiento necesario para llevar a cabo funciones en lo referido a subvenciones y bonificaciones de las que se puede beneficiar la empresa, así como análisis de los costes laborales y trámites distintos con entidades públicas.

PYMEs, grandes empresas y cada vez más autónomos ya han instaurado la tendencia de contratar este tipo de servicios que, al final, les facilitan la vida en lo referente al ámbito laboral.

Leer Más

evitar vivir barcelona

Cosas a evitar si vas a vivir en Barcelona

Si has estado en alguna ocasión en apartamentos por meses Barcelona, ya sabes, más o menos, lo que es vivir en esta gran ciudad. Sin embargo, es posible que sepas o que te hayan contado cómo sacarle partido, mientras que nunca te han dicho qué es lo que no debes hacer. ¿Es así? Si este es tu caso, sigue leyendo, porque lo que viene a continuación te interesa.

Pagar entrada a la Sagrada Familia por las vistas

Si quieres visitar la basílica, paga entrada y haz la visita; merece la pena. Pero no lo hagas solamente por llegar al mirador, dado que puedes ver toda Barcelona de manera gratuita desde otros puntos, como el Observatorio Fabra, la noria del Tibidabo, el Castillo de Montjüic, el mirador de las Arenas…

Tomar algo en las Ramblas

Es zona turística como la que más y, por lo tanto, no esperes unos precios asequibles. Ni mucho menos. Está pensado para que los turistas paguen un dineral, y es mejor que evites tomar algo o comer en esta zona. Pasear por aquí también puede ser una gran aventura, ya que suele estar abarrotada y tardarás millones de años en llegar a un punto concreto.

Decir que sólo se habla en catalán

Barcelona acoge a personas de todo el país e, incluso, de todo el mundo. Es habitual encontrarnos con vecinos que residen en ella pero de origen andaluz, murciano, aragonés, valenciano… o del extranjero. Es inexacto afirmar que sólo se habla en catalán. Además, si no entiendes el idioma, basta que lo digas para que tu interlocutor pase al castellano, sin problema.

Chistes sobre la coca

Uno de los postres tradicionales en Catalunya es la coca dulce, con fruta escarchada y azúcar, chocolate, crema… Asume ya que es el nombre que recibe y evita chistes típicos de niños de preescolar.

Nunca ir al Raval

Sí, tiene fama –y parte de verdad- de ser una zona donde puedes cruzarte con gente sospechosa, pero también se trata de uno de los mayores focos de cultura y arte urbano de la Ciudad Condal. Así que tú decides si debes seguir sin pisarlo nunca.

Leer Más