Skip to main content
experiencia leñador

El día que fui leñador

¡Muy buenas! ¿Habéis pasado alguna vez un fin de semana haciendo de leñadores? ¿No? Supongo que no es una actividad de ocio muy habitual, claro… Pero yo me tuve que convertir en leñador durante dos días para no morir de frío. ¡Palabra! Aunque con artilugios como la astilladora de leña, se me hizo un poco más fácil la tarea.

Un leñador de verdad tiene que estar en forma. Y, en ese momento, os aseguro que no era mi caso. Pero, con mis amigos, conseguí alquilar una casa enorme en la montaña a muy buen precio. Sólo que cometí el error de ir en invierno y con mis amigos, que… las cosas, como son: prefieren meterse en casa y taparse con las mantas hasta arriba antes que moverse para conseguir leña para la chimenea.

Así que, mientras ellos estaban entre chocolates calientes y mantas, con el chaquetón y el gorro puesto, yo me fui a cortar leña nada más llegar. Y, lo dicho, gracias a que en la casa había una astilladora de leña, sólo tuve que usar el hacha para hacer caer las ramas de los árboles. Porque no me atreví a cortar un árbol entero, desde luego que no.

Pero tengo que deciros aquí que, si alguna vez os veis en esta situación, debéis tener mucho cuidado: un leñador no debería salir solo, porque su trabajo es peligroso. Los árboles son grandes, la maquinaria puede ser pesada y, al final, un leñador debe depender de sus compañeros para mantenerse a salvo.

También os digo, no obstante, que fue una experiencia muy gratificante. Después de tantos meses encerrado en una oficina y haciendo esfuerzos psíquicos y notando cómo el dolor de cervicales se me iba acumulando por hacer una vida sedentaria, un poco de esfuerzo físico al aire libre me hizo sentir muy bien, muy realizado.

Cuando volví a la casa con la madera, mis amigos me recibieran como si fuera un héroe. Y cuando tuve que volver a por más ramas al día siguiente, me encargué de que me acompañasen dos de mis amigos. ¡No pensaba volver a hacerlo solo!

¿Tenéis una experiencia similar? ¡Contádmela!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *