Skip to main content
running

Mis consejos para los que se inician en el running

Cuando empecé a salir a correr (o, como se dice ahora, cuando comencé mi conversión a runner), hace ya unos 3 años, me habría gustado que alguien me hubiera aconsejado un poco. Claro que también habría podido acudir a un profesional. Y os aseguro que lo hice, apenas un año más tarde, a causa de una lesión. Synvisc, reposo, y otra vez a correr en cuanto me lo permitió el fisio.

Pero vosotros me tenéis a mí, y os voy a explicar lo que necesitáis saber, en base a mi experiencia. Si hace poco que os habéis iniciado en el running, o si estáis pensando en hacerlo, tened en cuenta mis consejos para evitar lesiones y manteneros siempre a tope:

Ve al médico

O a un experto en el ámbito del deporte. Comprueba tu estado de salud y conoce tu forma física antes de empezar, ya que podrías tener un problema que no haya dado señales de alerta.

Además, ten en cuenta que no tienes que esperar a estar lesionado antes de acudir al médico o al fisio.

Sigue un plan de entrenamiento

No hagas como yo, y no te expongas de forma innecesaria: acude a un entrenador formado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, un auténtico profesional que te hará el plan de entrenamiento perfecto para ti. Además, escucha sus recomendaciones y síguelas al pie de la letra. También, aprovecha para resolver cualquier duda que puedas albergar.

¿Calentamiento? Sí, por favor

Antes de empezar a correr hay que calentar. Y después de terminar, necesitas hacer estiramientos. De este modo es como se reducen los riesgos de lesiones en gran medida.

Los calentamientos previos hacen que la temperatura de tu cuerpo suba y que éste se prepare para el ejercicio, mientras que los estiramientos posteriores alivian la tensión que la actividad haya podido provocar en tus músculos y tendones.

La botella de agua, que no falte

Antes, durante y después del ejercicio, perdemos mucha agua y electrolitos a través del sudor. Cuida bien tu hidratación; lleva siempre contigo una botella de agua o una bebida isotónica cuando salgas a correr.

Cuida bien tus pies

No pienses en ahorrar en unas zapatillas cualquiera. Busca unas que se adapten a tu pie, que te resulten cómodas y que reduzcan el impacto.

Lava y seca tus pies a diario, prestando atención siempre a la zona interdigital. Además, también deberías ponerte cremas hidratantes dos veces a la semana y mantener cortas las uñitas.

¡Y ya está! Estos son los consejos básicos. Luego, siempre puedes informarte sobre el uso de suplementos o la nutrición más indicada hablando con un experto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *