Skip to main content
la suite

Sexo Interracial

A veces te cansas de la monotonía del sexo en pareja y buscas algo nuevo y diferente. En mi caso siempre he tenido ganas de sexo interracial. Gracias a Dios tengo una buena posición social y aprovechando el que mi mujer y los niños se iban a esquiar se me ocurrió tener una buena fantasía que llevar a la realidad.

Mi objetivo era alquilar un apartamento el fin de semana y solicitar los servicios de 3 escort, una de raza negra, otra china y una rusa. La sola idea de verme teniendo sexo con las 3 me ponía como una moto.

No fue tan fácil como pensaba y tuve que realizar una buena labor de investigación en agencias para dar con las que quería, buscaba verdaderas bellezas a las que adorar y que me adoraran ese fin de semana, sexo sin límites y a poder ser bisexual, ya que, aunque tenga bastante aguante, en los momentos de descanso siempre es mejor que no se aburran jeje.

Gracias a un viejo amigo conseguí un apartamento y las cité el viernes, mi mujer pensaba que estaba con mi amigo el fin de semana en un torneo de golf y que dormía en su casa, así que no habría problema alguno, solo que iba a estar mejor acompañado.

passion_5_39974390

Las tres llegaron casi a la vez en taxi, quería que fuera especial y organicé una cenita con catering que llegó puntual. Luego unas copas y a tener sexo sin límites y probando todo lo que quería, juguetes, sexo anal, oral, doble penetración con arnés, etc.

Es increíble hasta dónde puede llegar la mente, incluso debo reseñar que las chicas colaboraron, en espacial la asiática, que dio opciones para disfrutar aún más a la hora de “comernos” los unos a los otros.

Lo que si os aconsejo es que hagáis realidad vuestras fantasías con una buena escort en Barcelona, es algo que te hace sentir vivo. Mejor esto que buscar el amor, en mi caso solo quiero sexo de vez en cuando y experimentar, con eso me vale ¿y a ti?

Cuando llegó el domingo por la mañana despertamos llenos de placer, pero también totalmente rotos de tanto sexo.

Ahora lo que no se, es que le voy a decir a mi mujer, cuando llegue si tienes ganas de sexo, aunque dudo que tenga ganas, algo que ya es normal en nuestra relación un poco apagada en ese sentido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *